Funcionario de la ONU 'horrorizado' condena los asesinatos de civiles en Myanmar

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Martin Griffiths, asiste a una conferencia de ayuda para Afganistán en las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, el 13 de septiembre de 2021. REUTERS / Denis Balibouse / Foto de archivo

Regístrese ahora para obtener acceso ilimitado GRATUITO a Reuters.com

28 de diciembre (Reuters) – Un alto funcionario de la ONU pidió a las autoridades de Myanmar que investiguen el asesinato de al menos 35 civiles que los activistas de la oposición atribuyeron a los soldados del gobierno, diciendo que estaba «horrorizado» por la violencia.

El ejército gobernante no ha comentado sobre los asesinatos cerca de la aldea de Mo So en el estado de Kayah el viernes y varias llamadas desde el sábado al portavoz de la junta, Zaw Min Tun, no recibieron respuesta.

Los medios estatales informaron el domingo que los soldados habían disparado y matado a un número indeterminado de «terroristas con armas» en el pueblo. No decía nada sobre civiles.

Regístrese ahora para obtener acceso ilimitado GRATUITO a Reuters.com

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Martin Griffiths, dijo que había informes creíbles de que los civiles, incluido al menos un niño, fueron obligados a abandonar los vehículos y asesinados y quemado. No dio más detalles sobre por qué consideraba creíbles los informes.

«Estoy horrorizado por los informes de un ataque contra civiles … Condeno este doloroso incidente y todos los ataques contra civiles en todo el país, que están prohibidos por el derecho internacional humanitario «, dijo en un comunicado.

Griffiths pidió» «una investigación exhaustiva y transparente» para que los perpetradores puedan ser llevados ante la justicia.

El grupo de ayuda Save the Children dijo que dos de sus trabajadores, viajando a sus pueblos de origen para las vacaciones de fin de año, habían sido asesinados por el ejército de Myanmar en el ataque. Suspendió las operaciones en el estado de Kayah y partes del vecino estado de Karen y la región de Magway.

leer más

Los dos miembros del personal eran padres nuevos apasionados por educar a los niños, dijo el grupo en un declaración del martes, agregando que la violencia contra los civiles era intolerable.

«El Consejo de Seguridad de la ONU debe reunirse lo antes posible para estableció los pasos que tomarán para pedir cuentas a los responsables «, dijo la directora ejecutiva Inger Ashing.

Secretaria de EE. del Estado Antony Blinken condenó los ataques y pidió a la comunidad internacional que pusiera fin a la venta de armas y tecnología de doble uso al ejército de Myanmar en un esfuerzo por prevenir la «repetición de atrocidades».

«Los ataques contra personas inocentes y agentes humanitarios son inaceptables, y las atrocidades generalizadas de los militares contra el pueblo de Birmania subrayan la urgencia de hacer responsables a sus miembros «, dijo Blinken en un comunicado, utilizando otro nombre para el país.

Dos residentes y el Grupo de Derechos Humanos Karenni, que opera en la zona, dijeron que los soldados habían matado a más de 30 civiles.

Dijeron que los detalles eran vagos, pero al parecer las víctimas habían estado en vehículos, incluido al menos un camión, que estaban detenidos en una carretera. Fueron asesinados y los cuerpos incendiados, dijeron los residentes y el grupo de derechos.

Un aldeano que se negó a ser identificado por razones de seguridad dijo que sabía que había habido un incendio en el sitio el viernes, pero no pude ir allí porque había disparos.

«Yo Fui a ver esta mañana. Vi cadáveres que habían sido quemados y también la ropa de niños y mujeres esparcida «, dijo a Reuters por teléfono el sábado.

Las fotografías publicadas por el grupo de derechos mostraban cuerpos carbonizados, algunos en la parte trasera de un camión quemado. Reuters no pudo verificar de forma independiente la autenticidad de las imágenes.

Myanmar ha estado en crisis desde que el ejército derrocó el 1 de febrero al gobierno electo de la Premio Nobel Aung San Suu Kyi.

Algunos opositores a las fuerzas armadas han tomado las armas, algunos vinculados con guerrilleros de minorías étnicas que durante años han estado luchando contra el gobierno por la autodeterminación en varias partes del país, incluido el estado de Kayah en el

Los asesinatos y la quema de cuerpos en el estado de Kayah siguieron

violencia similar en la región central de Sagaing el 7 de diciembre cuando los aldeanos dijeron que los soldados detuvieron a 11 personas, les dispararon y luego les prendieron fuego a sus cuerpos. Lee mas

El gobierno militar no ha comentado sobre ese incidente.

Desde que el ejército de Myanmar lanzó el golpe, más de 1.300 personas han muerto en la represión de las protestas y más de 11.000 han sido encarceladas, según un recuento del grupo de derechos de la Asociación para la Asistencia a los Presos Políticos.

Los militares disputan el número de muertos del grupo.

También se han desatado enfrentamientos en el estado de Karen, también en el este, entre el ejército y el grupo insurgente de la Unión Nacional Karen (KNU).

Las autoridades tailandesas dicen que más de 5.000 aldeanos de Myanmar han huido a través de un río fronterizo a la seguridad del territorio tailandés desde diciembre. dieciséis.

Regístrese ahora para obtener acceso ilimitado GRATUITO a Reuters.com

Reporte del personal de Reuters Editado por Robert Birsel, James Pearson, Nick Macfie y Raju Gopalakrishnan

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Lee mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.