Resultados de las elecciones en Colombia en vivo: Petro eligió al primer presidente de izquierda

Imagen

Crédito…Federico Ríos para The New York Times

Por primera vez Colombia tendrá un presidente de izquierda.

Gustavo Petro, un exrebelde y senador durante mucho tiempo que se comprometió a transformar el sistema económico del país, ganó las elecciones del domingo, según los resultados preliminares, colocando a la tercera nación más grande de América Latina en un camino radicalmente nuevo.

Señor . Petro, de 62 años, recibió más del 50 por ciento de los votos, con más del 99 por ciento contados el domingo por la noche. Su oponente, Rodolfo Hernández, un magnate de la construcción que había dinamizado al país con una plataforma anticorrupción de tierra arrasada, poco más del 47 por ciento.

Poco después de la votación, el Sr. Hernández concedió al Sr. Petro.“Colombianos, hoy la mayoría de la ciudadanía ha elegido al otro candidato”, dijo a sus simpatizantes en Bucaramanga. “Como dije durante la campaña, acepto los resultados de esta elección.”

Poco más del 58 por ciento de los colombianos 39 millones de votantes acudieron a votar, según cifras oficiales.

Señor. La victoria de Petro refleja el descontento generalizado en Colombia, un país de 50 millones de habitantes, con la pobreza y la desigualdad en aumento y el descontento generalizado por la falta de oportunidades, temas que envió a cientos de miles de personas a manifestarse en las calles el año pasado.

“El país entero está rogando por un cambio”, dijo Fernando Posada, un politólogo colombiano, “y eso es absolutamente claro. ”

La victoria es aún más significativa debido a la historia del país. Durante décadas, el gobierno luchó contra una brutal insurgencia izquierdista conocida como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, con el estigma del conflicto dificultando el florecimiento de una izquierda legítima.

Pero las FARC firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2016, deponiendo las armas y abriendo espacio para un discurso político más amplio.

Señor. Petro había sido parte de un grupo rebelde diferente , llamado M-19, que se desmovilizó en 1990 y se convirtió en un partido político que ayudó a reescribir la constitución del país.

Tanto el Sr. Petro como el Sr. Hernández vencieron a Federico Gutiérrez, un exalcalde de una gran ciudad respaldado por la élite conservadora, en una primera ronda de votación el 29 de mayo, enviándolos a una segunda vuelta .

Ambos hombres se habían anunciado a sí mismos como candidatos anti-sistema, diciendo que competían contra una clase política que había controlado el país por generaciones.
Entre los factores que más los distinguieron fue cómo veían la raíz de los problemas del país.

Señor. Petro cree que el sistema económico está quebrado, que depende demasiado de la exportación de petróleo y de un floreciente e ilegal negocio de la cocaína que, según él, ha hecho que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Pide detener toda nueva exploración petrolera, un cambio hacia el desarrollo de otras industrias y una expansión de los programas sociales, mientras impone impuestos más altos a los ricos.

“Lo que tenemos hoy es el resultado de lo que yo llamo ‘el agotamiento del modelo’”, dijo Petro en una entrevista, refiriéndose al sistema económico actual. “El resultado final es una pobreza brutal.”
Sin embargo, su ambicioso plan económico ha suscitado preocupaciones. Un ex ministro de finanzas llamó su plan energético “suicidio económico.”
Sr. Petro asumirá el cargo en agosto y enfrentará problemas apremiantes con repercusiones globales: falta de oportunidades y aumento violencia, que ha llevado a un número récord de colombianos a migrar a los Estados Unidos en los últimos meses; altos niveles de deforestación en la Amazonía colombiana, un amortiguador crítico contra el cambio climático; y crecientes amenazas a la democracia, parte de una tendencia en la región.Se enfrentará a una sociedad profundamente polarizada donde las encuestas muestran una creciente desconfianza en casi todas las instituciones importantes.
Sr. Petro también podría remodelar la relación de Colombia con los Estados Unidos.
Durante décadas, Colombia ha sido el aliado más fuerte de Washington en América Latina. , constituyendo la piedra angular de su política de seguridad en la región. Durante su campaña, Petro prometió reevaluar esa relación, incluidas colaboraciones cruciales en materia de drogas, Venezuela y comercio.
En la entrevista, el Sr. Petro dijo que su relación con los Estados Unidos se centraría en trabajar juntos para abordar el cambio climático, específicamente para detener la rápida erosión de la Amazonía.

“Hay un punto de diálogo ahí”, dijo. “Porque salvar la selva amazónica implica unos instrumentos, unos programas, que hoy no existen, al menos no con respecto a Estados Unidos.”

Megan Janetsky contribuyó con el reportaje desde Bucaramanga, Colombia, y Sofía Villamil y Genevieve Glatsky contribuyeron con el reportaje desde Bogotá.

Imagen

Gustavo Petro celebrando después de ganar las elecciones presidenciales de Colombia el domingo, convirtiéndose en el primer presidente de izquierda en la historia del país.Crédito…Federico Ríos para The New York Times

Siguiendo Tras la victoria de Gustavo Petro en las elecciones presidenciales de Colombia el domingo, miles de personas se reunieron frente al estadio de música en Bogotá, donde planeaba celebrar su victoria. Muchos de ellos corearon que el Uribismo, el movimiento político conservador que dominó el país durante una generación, había muerto.

El Las calles de la capital se llenaron con el sonido de las bocinas de los autos y las motocicletas mientras los conductores bajaban las ventanillas y vitoreaban, y un puñado de fuegos artificiales llenaba el cielo nublado de la tarde.

Dentro de la arena, los simpatizantes con banderas colombianas alrededor de sus hombros gritaron, “¡sí pudo, sí pudo!” Las luces de la fiesta destellaron. Los simpatizantes saltaban arriba y abajo.

En las vigas, una pancarta con letras rojas se extendía sobre docenas de asientos: “The la gente es más grande que sus líderes”, decía.
Sr. El discurso de Petro fue precedido por el entrada de la guardia indígena, una unidad de seguridad tradicional cuyos miembros sostienen bastones destinados a representar la paz y la fuerza.

Señor. Petro subió al escenario flanqueado por su elección vicepresidencial, Francia Márquez, y tres de sus hijos. El estadio repleto se volvió loco, con gente parada en sillas y sosteniendo teléfonos en alto.“Esta historia que estamos escribiendo hoy es una historia nueva para Colombia, para Latinoamérica, para el mundo”, dijo. “No vamos a traicionar a este electorado”.Se comprometió a gobernar con lo que ha llamado “la política de amor”, basado en la esperanza, el diálogo y la comprensión. podemos”, resonando en las calles, se desvaneció en un triste silencio en la ciudad natal de Rodolfo Hernández, Bucaramanga, mientras llegaban los resultados de las elecciones.

Los simpatizantes dejaron carteles azules y rojos de «Rodolfo» esparcidos por el suelo de concreto, y dejaron que globos de campaña volaran hacia el cielo, señalando el final de una campaña rápida pero febril.

Mientras los partidarios salían del evento de campaña del Sr. Hernández, un vendedor de zapatos de 46 años, Omar Quintero, se paró a un lado en un vestido colombiano amarillo brillante. camiseta de fútbol tristemente fumando un cigarrillo.

“Para mí, esto significa que estamos bajo el dominio de la izquierda y que es lo que no queríamos en Colombia”, dijo Quintero. “Esta es una experiencia nueva y una incertidumbre porque no sabemos qué va a pasar.”Dijo que aunque se preocupa, también espera que Petro cumpla con su mensaje anticorrupción, algo que compartió con Hernández.
Poco después de que se anunciaran los resultados de las elecciones, el Sr. Hernández le concedió al Sr. Petro.“Colombianos, hoy la mayoría de los ciudadanos ha elegido al otro candidato”, dijo. “Como dije durante la campaña, acepto los resultados de esta elección.”
Gloria Jaime Sanchez, 47, Llevaba un sombrero con la cara del candidato y una docena de botones de “Rodolfo” prendidos a su camisa.
Ella dijo que se despertó emocionada y con la esperanza de que el Sr. Hernández, quien una vez gobernó su ciudad, ganaría las elecciones. Pero ahora ella dijo que sintió una sensación de pavor.
“Con este caballero, no estoy en el espíritu. No estoy de humor. Estoy muy triste”, dijo, alejándose con una bandera colombiana sobre un hombro.
Imagen
El candidato presidencial colombiano Rodolfo Hernández fuera de un sitio de votación en Bucaramanga, Colombia, el domingo. Crédito…Nathalia Angarita para The New York Times

Como alcalde, se hacía llamar “el rey”, golpeó a un concejal que lo ofendió y le dijo a un empleado de la ciudad que lo empujaba a seguir la dictamina que se limpiaría el trasero con la ley.

Rodolfo Hernández, empresario de 77 años y exalcalde, emergió como el candidato presidencial más disruptivo de Colombia en décadas, electrificando a los votantes con un mensaje de un solo tema «drenar el pantano» amplificado por un equipo de magos de las redes sociales que lo han convertido en una estrella de TikTok, permitiéndole eludir las trampas de campañas convencionales.
Durante la campaña, el Sr. Hernández evitó la mayoría de los debates y realizó pocos eventos públicos, favoreciendo las entrevistas con amigos medios y transmisiones en vivo a cargo de sus aliados. Sin embargo, animó a amplias franjas del electorado, y sus asesores dijeron que había entendido el momento.

Él fue uno de los dos candidatos restantes en las elecciones del domingo para presidente de la tercera nación más grande de América Latina, y el ganador tomará el control en un momento crucial en la historia del país.

“Lo que el pueblo colombiano realmente quiere es rescatar a toda la administración pública de las garras de los políticos”, dijo a The New York Times. “Yo encarno eso”.

La figura parecida a Trump desdeñó su tendencia a ofender, incluso llamando a las mujeres venezolanas una “fábrica de niños pobres” y declarándose seguidor del “gran pensador alemán” Adolf Hitler.

“Digo lo que siento”, Sr. Hern dijo ández. “No me interesan las secuelas.”

Aún así, ha aclarado que quiso decir Albert Einstein .
Como candidato, el Sr. Hernández se promocionó a sí mismo como un modelo de democracia, un hombre de negocios exitoso que hace bien en promete y se preocupa por los pobres. Pero un viaje a Bucaramanga, una ciudad rodeada de montañas donde construyó su imperio y una vez fue alcalde, revela una imagen diferente.

Señor. Los partidarios de Hernández lo describen como un salvador que borró el déficit de la ciudad, renegoció contratos para beneficiar a los contribuyentes y rompió un ciclo de favores políticos que había convertido a Bucaramanga en la capital de la corrupción.

Sus críticos lo llamaron un peligro para la democracia, un evangelista de un capitalismo brutal que arruinaría la nación y un hombre con pocas ideas políticas firmes que haría lo que fuera necesario para salirse con la suya. .

Hoy, el Sr. Hernández enfrenta cargos de corrupción en ese caso, acusado de presionar a sus subordinados para asegurar que una empresa específica ganara un trato con la ciudad. Según la oficina del inspector general, ese contrato podría haberle hecho ganar a su hijo una cantidad significativa de dinero.Sr. El juicio de Hernández comienza el 21 de julio. Ha dicho que es inocente.
“Yo no robé nada”, dijo. dijo. “Por eso estoy tranquilo, con la conciencia tranquila”.
Carlos Buitrago contribuyó con reportaje desde Bucaramanga y Piedecuesta , y Genevieve Glatsky de Bogotá.

Imagen

Ahora hay casi nueve millones de votantes colombianos de 28 años o menos, la mayor cantidad en la historia, y representan una cuarta parte del electorado. Crédito…Federico Ríos para The New York Times

Después de un ascenso improbable de rebelde clandestino a alcalde de Bogotá y rostro optimista de la oposición colombiana, Gustavo Petro se convirtió en el primer presidente de izquierda del país, un momento decisivo para una de las sociedades políticamente más conservadoras de América Latina. Y su ascenso fue, en gran parte, impulsado por el electorado juvenil más grande, ruidoso y posiblemente más enojado de la historia de Colombia, que exigía la transformación de un país atravesado por profundas desigualdad social y racial.

Ahora hay casi nueve millones de votantes colombianos de 28 años o menos, la mayor cantidad en la historia, y una cuarta parte del electorado. Están inquietos, criados con promesas de educación superior y buenos trabajos, desilusionados por las perspectivas actuales, más conectados digitalmente y posiblemente más empoderados que cualquier generación anterior.

La generación más joven de hoy está lidiando con una inflación anual del 10 por ciento, una tasa de desempleo juvenil del 20 por ciento y una tasa de pobreza del 40 por ciento. Muchos dicen que se sienten traicionados por décadas de líderes que prometieron oportunidades pero entregaron poco.

Jóvenes liderados protestas antigubernamentales que llenó las calles de Colombia el año pasado, dominando la conversación nacional durante semanas. Al menos 46 personas murieron, muchas de ellas jóvenes manifestantes desarmados y muchos a manos de la policía — en lo que se conoció como el “paro nacional”.En junio encuesta de la firma Invamer, más del 68 por ciento de los votantes de 18 a 24 años y casi el 61 por ciento de los votantes de 25 a 34 años dijeron que planeaban votar por el Sr. Petro.

En contraste, un poco más del 30 por ciento de las personas de 18 a 24 años y un poco más del 36 por ciento de 25 a 34 años dijeron que votarían por el Sr. Hernández.

Pero muchos votantes jóvenes se mostraron escépticos de la capacidad del Sr. Petro para cumplir con su promesa ses.

En Fusagasugá, Nina Cruz, de 27 años, trabajadora de un café, dijo que Petro le fallaría a las familias en apuros de Colombia , y le repugnaba particularmente su pasado como miembro de un grupo rebelde de izquierda.El país tiene una larga historia de milicias violentas que dicen ayudar a los indigentes — y terminan aterrorizándolos.“Lo que está diciendo es : ‘Voy a ayudar a los pobres’”, dijo. “Eso es una mentira total.”

Imagen

La candidata a la vicepresidencia Marelen Castillo este mes en Cali.Crédito…Federico Ríos para The New York Times

CALI, Colombia — Hace unos meses , la Dra. Marelen Castillo, de 53 años, había sido una alta directora de una universidad católica privada en Bogotá, la capital. El domingo, fue la compañera de fórmula del político y empresario antisistema que inesperadamente obtuvo el segundo lugar en la primera vuelta de las elecciones más importantes del país en décadas.

Los colombianos elegían entre ese candidato, Rodolfo Hernández, y Gustavo Petro, un veterano senador que será el primer presidente de izquierda en la historia del país.

Cualquiera sea el resultado, el país aseguró su primera vicepresidenta afrocolombiana: la compañera de fórmula del Sr. Petro, Francia Márquez, es una activista ambiental y de justicia social.

Las dos mujeres tienen enfoques marcadamente diferentes para algunos de los problemas más apremiantes del país: la desigualdad, el desempleo y la calidad del sistema educativo público.

Wh ile Márquez hizo de la justicia social y la inclusión el núcleo de su plataforma, hablando sobre raza y clase de una manera que rara vez se discute en los círculos públicos, la Dra. Castillo mantuvo su mensaje centrado en mejorar la educación pública y aumentar las oportunidades económicas, particularmente para las mujeres.En una entrevista entre eventos de campaña en Cali, el Dr. Castillo describió haber crecido en una familia mestiza que se mezclaba armoniosamente , con familiares que se congregan para cada cumpleaños, día festivo y primera comunión. Su padre es blanco y su madre es negra. Pero la raza, dijo, no se discutió.

“Tal vez porque crecimos en eso, no éramos muy inclinada a sentirme así” sobre la raza, dijo. “Por la unión familiar”.
Los principios de la plataforma del Dr. Castillo incluían aumentar los salarios de los maestros de escuelas públicas, invertir en educación atlética y artística e incorporando las mejores prácticas de universidades de otros países. El Sr. Hernández y la Dra. Castillo dijeron que, de ser elegida, ella también se habría convertido en ministra de Educación.
Dr. Castillo creció en Cali, la mayor de cinco hijas en una familia católica muy unida de clase media.
La educación era primordial en su hogar. Su padre, un ex maestro de escuela, acompañaba a las niñas a la escuela todos los días y les enseñaba a leer.

“Mi papá solía decir: ‘Yo los educo porque no quiero que después tengan que depender de alguien»’, dijo la hermana de Marelen, Milene Castillo, bioquímica.

Dr. Castillo tomó esto en serio, aseguró becas y obtuvo cuatro títulos, incluido un doctorado. en educación.

Hace catorce años se mudó a Bogotá para trabajar en la Corporación Universitaria Minuto de Dios, una universidad católica que atiende a estudiantes de bajos ingresos en áreas remotas del país con poco acceso a la educación superior.

Julie Turkewitz contribuyó reportando desde Cali, Colombia.

Genevieve Glatsky

Imagen

Gustavo Petro el mes pasado en Santa Marta , Colombia.Crédito…Federico Ríos para The New York Veces

Mucho antes

El M-19 nació en 1970 como respuesta a un presunto fraude en las elecciones presidenciales de ese año. Era mucho más pequeña que la principal fuerza guerrillera del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, que era marxista y buscaba refugio en las selvas y áreas rurales de Colombia.

El M-19 era un grupo militar urbano formado por estudiantes universitarios, activistas y artistas que querían derrocar un sistema de gobierno que creían que no lograba cerrar la brecha crónica entre ricos y pobres. “El M-19 nació en armas para construir una democracia”, dijo Petro a The New York Times en una entrevista.

Originalmente trató de promover una imagen de Robin Hood, robando leche de los camiones de los supermercados para distribuirla en pobres barrios y, en un acto simbólico de rebeldía, robó de un museo una espada que Simón Bolívar usó en la guerra de independencia de Colombia.

Señor. Petro, de 62 años, se unió al grupo cuando tenía 17 años y era estudiante de economía, consternado por la pobreza que presenciaba en el pueblo donde vive, en las afueras de Bogotá, la capital.

Si bien el M-19 fue menos brutal que otros grupos rebeldes, orquestó lo que se considera uno de los actos más sangrientos en la historia reciente del país: el sitio de 1985 al edificio de la justicia nacional de Colombia. que condujo a una batalla con la policía y el ejército, dejando 94 personas muertas.
El grupo también robó 5.000 armas del ejército colombiano y usó el secuestro como táctica para tratar de arrebatarle concesiones al gobierno.
Sr. Petro, que pasó 10 años en la M-19, almacenó en gran medida armas robadas, dijo Sandra Borda, profesora de ciencias políticas en la Universidad de los Andes en Bogotá.

“¿Cuál es la clave es que h No era parte del círculo principal que tomaba las decisiones en el M-19. Era muy joven en ese momento”, dijo. “Él no participó en las operaciones más importantes del M-19, las operaciones militares.” En En el momento de la toma del edificio de justicia, el Sr. Petro estaba en prisión por su participación en el grupo y ha descrito haber sido golpeado y electrocutado por las autoridades.

El grupo finalmente se desmovilizó en 1990, lo que fue considerado uno de los procesos de paz más exitosos en la larga historia de conflicto del país. Se convirtió en un partido político que ayudó a reescribir la constitución del país para centrarse más en la igualdad y los derechos humanos.Sr. Petro se postuló para el Senado como miembro del partido, lanzando su carrera política.

Sofía Villamil y Julie Turkewitz contribuyeron con este reportaje de Bogotá.

Megan Janetsky

Imagen

Francia Márquez, a candidato a la vicepresidencia del montañoso departamento del Cauca en el suroeste de Colombia, se ha convertido en un fenómeno nacional.Crédito…Federico Ríos para The New York Times

Por primera vez en la historia de Colombia, una mujer negra está cerca de la cima del poder ejecutivo.

Francia Márquez, una activista ambiental del departamento montañoso del Cauca, en el suroeste de Colombia, se ha convertido en un fenómeno nacional, movilizando décadas de frustración de los votantes y convirtiéndose el domingo en la primera vicepresidenta negra del país, como el compañero de fórmula de Gustavo Petro.

La candidatura de Petro-Márquez ganó la segunda vuelta de las elecciones del domingo, según los resultados preliminares. Petro, ex rebelde y legislador de mucho tiempo, se convertirá en el primer presidente izquierdista del país.
El ascenso de la Sra. Márquez es significativo no solo porque ella es negra en una nación donde los afrocolombianos son regularmente sujeta al racismo y debe lidiar con barreras estructurales, sino porque ella viene de la pobreza en un país donde

la clase económica a menudo define el lugar de una persona en la sociedad. Los ex presidentes más recientes se educaron en el extranjero y están conectados con las familias poderosas y los hacedores de reyes del país.

A pesar de las ganancias económicas en los últimos décadas, Colombia sigue siendo marcadamente desigual, una tendencia que ha empeorado durante la pandemia, con las comunidades negras, indígenas y rurales quedando más rezagadas. Cuarenta por ciento del país vive en la pobreza.

Sra. Márquez, de 40 años, eligió postularse para el cargo, dijo, “porque nuestros gobiernos le han dado la espalda al pueblo, a la justicia y a la paz”.

Creció durmiendo en un piso de tierra en una región azotada por la violencia relacionada con el largo conflicto interno del país. Quedó embarazada a los 16 años, se puso a trabajar en las minas de oro locales para mantener a su hijo y, finalmente, buscó trabajo como empleada doméstica interna.

Para un segmento de colombianos que claman por un cambio y una representación más diversa, la Sra. Márquez es su campeona. La pregunta es si el resto del país está listo para ella.

Algunos críticos la han llamado divisiva, diciendo que es parte de una coalición izquierdista que busca romper, en lugar de construir sobre, las normas pasadas.

Ella también ha nunca ocupó un cargo político, y Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una firma consultora, dijo que “hay muchas dudas sobre si Francia podrá ser comandante en jefe, si manejará la política económica o la política exterior”. política, de una manera que daría continuidad al país.”Sus oponentes más extremos han apuntado directamente a ella con tropos racistas, y criticar su clase y su legitimidad política. Pero en la campaña electoral, la persistente , un análisis franco y mordaz de las disparidades sociales en Colombia abrió una discusión sobre raza y clase de una manera rara vez escuchada en los medios más públicos y poderosos del país. círculos políticos.

Esos temas, “muchos en nuestra sociedad los niegan, o los tratan como menores”, dijo Santiago. Arboleda, profesor de historia afroandina en la Universidad Andina Simón Bolívar. “Hoy, están en primera plana.”

Imagen

Crédito…
Federico Ríos para The New York Times

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia podría poner a prueba la relación de Estados Unidos con su aliado más confiable en América Latina, con consecuencias potencialmente significativas consecuencias para la región.

Ambos candidatos a la presidencia, Gustavo Petro, de izquierda, y Rodolfo Hernández, un rico empresario, propuso cambios que podrían remodelar los lazos especiales que Colombia ha construido con los Estados Unidos durante décadas de gobierno conservador.
El vínculo entre las dos naciones ha convertido a Colombia en la piedra angular del Washi la política de seguridad de ngton en América Latina y, a cambio, el mayor receptor de la ayuda estadounidense en la región.
Ambos candidatos prometió reevaluar la relación, incluidas colaboraciones cruciales en materia de drogas, comercio y Venezuela. Estados Unidos ha invertido miles de millones de dólares en Colombia en las últimas dos décadas para ayudar a sus gobiernos a detener la producción y exportación de cocaína, con poco efecto.
Señor. Petro y Hernández criticaron el enfoque de la guerra contra las drogas, que durante décadas se ha centrado en erradicar los cultivos de coca, el producto base de la cocaína. Ambos dijeron que aceptan alguna forma de legalización de las drogas para ayudar a abordar el problema, aunque han sido vagos en los detalles.
Señor. Petro, en particular, dijo que busca enfocarse más en el desarrollo de las comunidades rurales que cultivan coca que en la erradicación de la coca en sí.
Estados Unidos ya ha comenzado a moverse en esa dirección, pero el Sr. Petro podría chocar con los funcionarios estadounidenses sobre cómo seguir un nuevo enfoque.

“Sin duda tenemos que cambiar esta política que ha fracasado”, dijo Petro a los periodistas durante un acto de campaña en marzo. “No podemos mantener una política por inercia o intereses comerciales que no ha sido eficiente para Colombia o Estados Unidos.”

En el frente comercial, tanto el Sr. Petro como el Sr. Hernández

Ambos candidatos también han dicho que restaurar las relaciones de Colombia con el gobierno autoritario del presidente Nicolás Maduro de Venezuela, amenazando el último baluarte de los vacilantes intentos de Estados Unidos de aislar a su mayor adversario sudamericano.

Colombia es el único país sudamericano que aplica plenamente la política estadounidense de «máxima presión» sobre Maduro, lo que ha resultado en el aislamiento de Venezuela de la economía mundial, sanciones contra altos funcionarios venezolanos y el reconocimiento de Washington de el líder de la oposición, J uan Guaidó, como presidente interino del país.

Pero las sanciones no lograron desalojar al Sr. Maduro u obligarlo a aceptar elecciones libres, ya que el caudillo venezolano se ha adaptado a la presión económica y otros líderes de la región que estaban alineados con Estados Unidos han perdido el poder.

Señor. Petro dijo que Colombia necesita tener relaciones diplomáticas con Venezuela para abordar la violencia endémica a lo largo de gran parte de las más de 1,000 millas de frontera que comparten las dos naciones y para permitir que las empresas colombianas reinicien el comercio transfronterizo.

Imagen

Un grupo de mujeres apoyando al candidato presidencial Rodolfo Hernández en su sede de campaña en Bucaramanga.Crédito…
Federico Ríos por The New York Times

Rodolfo Ella nández, un rico hombre de negocios y exalcalde, sorprendió a muchos colombianos al dar un paso tardío en la carrera presidencial y ganar un lugar inesperado en la segunda vuelta del domingo contra Gustavo Petro, un izquierdista y senador de mucho tiempo.

Pero ahora, compitiendo por convertirse en el líder del tercer país más grande de América Latina, Hernández ha atraído un mayor escrutinio por su inclinación a hacer comentarios incendiarios, particularmente sobre las mujeres.
Ha dicho que “el ideal sería que las mujeres se dedicaran a criar a los hijos”, y ha llamado a otros políticos prostitutas ”, lo que implica que están contaminados por sus afiliaciones políticas. Al mismo tiempo, también tiene dijo que “las mujeres son más trabajadoras, más enfocadas, tienen más reservas morales” y son más “eficientes y efectiva” que los hombres.Como parte de su campaña, el Sr. Hernández ha prometido promulgar políticas destinadas a beneficiar a las mujeres , incluida la garantía de que las mujeres representen el 50 por ciento de todos los empleados públicos y que reciban el mismo salario, además de ofrecer políticas laborales flexibles, como el trabajo remoto, a las madres solteras.

También seleccionó a Marelen Castillo, una educadora de mucho tiempo como su compañera de fórmula, quien podría convertirse en la primera mujer negra elegida vicepresidenta.

Catalina Ortiz, una excongresista que se desempeñó como vicepresidenta de una comisión del Congreso sobre la equidad de la mujer, dijo que aunque no defiende algunos de los comentarios del Sr. Hernández, aún apoya a él. Las críticas al candidato, dijo, oscurecen su trayectoria progresista en temas de género. Sr. Hernández, de 77 años, nació en una época diferente y “tiene actitudes machistas, sin duda” pero también “ha trabajado con y para las mujeres”, dijo Ortiz en una entrevista.

Citó la disminución de las tasas de violencia doméstica y embarazo adolescente durante sus años como alcalde de Bucaramanga, una ciudad mediana al norte de Bogotá, la capital.

“Tenemos resultados mucho mejores de lo que se podía vislumbrar por las cosas que ha dicho.”Isabel Ortiz, quien se desempeñó como asesora del Sr. Hernández en temas de género cuando era alcalde, llamó a algunos de sus

Sandra Botero, voluntaria con la campaña de Hernández, argumentó que sus comentarios sobre las mujeres y la crianza de los hijos tenían razón: que la presencia de una madre en el hogar es importante.

“Quienes fuimos criados por una madre en casa sabemos que nuestra forma de vida está más llena de valores”, dijo. «¿Por qué? Porque la persona creció en un contexto de amor y apoyo.” Aun así, el Sr. Hernández ha hecho tantas declaraciones ofensivas que un medio de comunicación las ha compilado en un catálogo llamado “ mira cómo te ha ofendido Rodolfo Hernández”. la vida de muchas mujeres o abordar problemas crónicos, como la inequidad y la pobreza que recaen de manera desproporcionada sobre las mujeres.

“Hay demasiada falta de definición en sus propuestas de política pública para que eso sea así”, dijo Sandra Borda, profesora de ciencias políticas de la Universidad de los Andes en Bogotá.

Imagen

Gustavo Petro, flanqueado por su esposa Verónica Alcocer y la candidata a vicepresidenta Francia Márquez al término de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Bogotá .Crédito…Federico Ríos para The New York Times

Gustavo Petro, el candidato de izquierda en la segunda vuelta del domingo, está tratando de forjar una estrategia ganadora, en parte, elevando los derechos de las mujeres a lo más alto de su plataforma, buscando captar los votos de un bloque feminista joven que clama por la igualdad.

La C La campaña presidencial del país ha estado marcada por un fervor antisistema alimentado por el creciente descontento por la pobreza extrema y el desempleo que han empeorado con la pandemia y han afectado de manera desproporcionada a las mujeres.

En la campaña electoral, el Sr. Petro ha enfatizado su plataforma de género, que promete un ingreso básico para las madres solteras y pobres; pensiones para mujeres que son madres amas de casa; y apoyo incondicional para el aborto.
Sr. El opositor de Petro, Rodolfo Hernández, un rico hombre de negocios, ha lanzado su propia plataforma de género, que incluye préstamos a bajo interés para mujeres empresarias y un impulso por la igualdad salarial para las mujeres.

Si gana el Sr. Petro, su compañera de fórmula, Francia Márquez, abogada y activista afrocolombiana, se convertiría en la primera vicepresidenta negra del país. Ella es particularmente atractiva para las mujeres más jóvenes que están desafiando el sexismo, el racismo y otras formas de intolerancia en la sociedad profundamente católica y conservadora de Colombia.

“Las mujeres jóvenes pueden marcar la diferencia en estas elecciones si salen a votar”, dijo Ana Cristina González Vélez, fundadora de Causa Justa, una coalición de organizaciones de mujeres que este año ganó una demanda que legalizó el aborto.

Aún así, algunas mujeres desconfían del Sr. Petro porque algunos de sus puestos anteriores han llevado a una relación tensa con miembros feministas. de su partido.

Sobre el aborto, el Sr. Petro había estado pidiendo una política de “aborto cero” que enfocarse en campañas de prevención que eliminarían la necesidad del procedimiento.
Antes de unirse a su boleto, la Sra. Márquez, quien el Sr. Petro dijo que encabezaría un ministerio de igualdad recién creado si gana, cuestionó su postura.“Yo Pregúntale a Petro, ¿cómo mamá? ¿Cuántas mujeres tienen que morir, cuántas mujeres tienen que pasar por estas situaciones dolorosas hasta que llegue el ‘aborto cero’?”. Ms. Márquez dijo a finales del año pasado.
Sr. Desde entonces, Petro revisó su postura y dijo que apoya plenamente la decisión sobre el aborto.En 2019, la decisión del Sr. Petro de La espalda de un candidato a alcalde de Bogotá que había sido acusado de abuso por parte de su esposa también provocó una reacción violenta.“Creo que Gustavo , en ese momento, cometió un error”, dijo Ángela María Robledo, compañera de fórmula de Petro cuando se postuló a la presidencia en 2018.

Aún así, la decisión de la Sra. Márquez de postularse con el Sr. Petro ha ayudado a atraer más apoyo de las mujeres.

“Creo que ella podrá hacer muchas cosas y esa es mi esperanza”, dijo Sara Tufano, una ex candidata al Congreso que ha criticado algunas de las opiniones de Petro sobre cuestiones de género. Cristina Noriega

Lee mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.